Portada del sitio > La Academia > Académicos de Número > Ávila Echazú, Édgar

Ávila Echazú, Édgar

Domingo 27 de marzo de 2016, por Tatiana Alvarado Teodorika

D. Édgar Ávila, miembro de número de la ABL.

Nació en la ciudad de Tarija en 1930.

Miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua desde el 26 de septiembre de 1997. Ingresó a la corporación con la lectura del discurso titulado “El lenguaje y la creación literaria” que fue respondido por el académico de número D. Julio de la Vega Rodríguez. Ocupa la silla con la letra “C”.

Poeta, novelista, pintor, ensayista, conferencista e historiador. Hijo del historiador Federico Ávila, combatió en la Revolución Nacional de 1952. Estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de La Paz y pedagogía en la Universidad Juan Misael Saracho de Tarija, donde fue docente y director de Publicaciones e Investigaciones Folklóricas. Director de la escuela de Artes Plásticas de Tarija, fue también Alcalde de esa ciudad en 1971 y senador de la República en 1979; desempeñándose como consejero cultural de la embajada de Bolivia en Madrid en 1980. Bajo un régimen militar dictatorial de facto, estuvo preso por razones políticas a principios de los setenta.

Sus obras poéticas son los siguientes: Habitante fugitivo (1965); Memoria de la tierra (1967); En cautivos sueños encarcelada (1968); Elegía (1979); y Elegía para Jaime Sáenz (1990). Sus novelas: Belinos (1995); “Cantar en las tinieblas” (1996); y Ceniza del viento (2004). Sus cuentos: El códice de Tunupa (1993); Una música nunca olvidada (1994); y Prohibido barrer los parques en otoño (1998). Sus ensayos literarios son los siguientes: Revolución y cultura en Bolivia (1963); Resumen de la literatura boliviana (1964); Literatura pre-hispánica y colonial en Bolivia (1974); Historia y antología de la literatura boliviana (1978); y Antología poética (1991). Finalmente, su obra histórica más importante entre una docena de estudios es el libro Historia de Tarija (1992).

Comentar este artículo